FIORELLALEVIN

 

Decisiones pendientes

Me molesta tener decisiones pendientes, en realidad me molesta tener lo que sea pendiente, porque me gusta resolver. Pero hay veces que tomar decisiones antes de tiempo puede ser un gol en contra. Cuántas veces nos comprometemos con alguna reunión social y llegado el día nos preguntamos para qué confirmamos nuestra presencia. El problema es que hay que bancarse ese monstruo ansioso en la espalda que quiere un veredicto y lo quiere YA. Y si bien muchas veces debemos decidir a

Los que hacen y los que son

Todavía me cuesta entregarme a no hacer nada, a pesar de mis ganas de avanzar. "Tengo que escribir", "tengo que generar algo hoy". Pero en algunos instantes de valentía me presto a hacer experimentos y me convierto en mi propia rata de laboratorio como en éstas últimas semanas -quizás la excusa de la cuarentena lo potenció- en que corrí por un rato la necesidad de activar en algunos de mis proyectos : un posteo, un video, buscar información, leer artículos, que son algunas de

Procrastinación productiva

La semana pasada me acordé de un concepto que leí en este libro de Austin Kleon (sí, soy fan ya sabemos). Es una sugerencia muy sencilla y consiste en tener varios proyectos al mismo tiempo para trabajar en ellos de modo alternado. De esa forma, cuando te cansás de uno, volvés al anterior que habías dejado. Y a esto lo llama practicar la "procrastinación productiva". Creo que esta cuarentena, como pocas veces, practiqué la procrastinación productiva a la enésima potencia, en

Suavizarnos

Ayer hablaba con un compañero del running team donde entreno. "Y, ¿estás haciendo algo de deporte en la cuarentena?" le pregunté. "Muy poco, hay cuatro días que no hago nada", me contesta. "...o tres que sí", le retruco. Es que, claro, para los que usualmente hacemos deporte muchos días a la semana, bajar a tres días se siente como poco. Él, además, entrena fuerte, se estaba preparando para mejorar sus marcas en las carreras de este año, como varios de mis compañeros en el eq

Recalculando

La cuarentena sigue mutando y yo con ella. Primero el plazo era de catorce días, lo que tarda el coronavirus en manifestarse si uno está infectado. Luego, para evitar una ola masiva de contagios, extendieron el aislamiento estricto por otros catorce días y ahora, aún en el final de ese plazo, ya sabemos que en principio nos esperan diez días adicionales por delante. Apoyo la medida porque, a esta altura es evidente, pareciera ser lo más efectivo para "aplanar la curva", tal c

 
 

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

Cada quince días, envío un mail con cinco cosas que encontré y me resultaron interesantes. Puede ser algo que aprendí, libros, experiencias, artistas, notas, lugares, y otros temas que iré explorando.


Gratis. Cortito y al pie.  

  • LinkedIn
At the Dinner Table