• Fiorella Levin

Diseñar un libro

Cuando terminé de escribir mi primer libro, Carina, mi guía en el proceso de escritura, me explicó los diferentes caminos para publicar. En ese momento y luego de dedicar todo mi esfuerzo a la escritura, sentí la necesidad de tercerizar en una editorial todo el proceso que seguía. Todo aquel primer proceso de escritura y publicación lo plasmé en esta serie de videos donde conté el paso a paso del armado del libro hasta el momento de la publicación con la editorial. Además de escribir y publicar un libro, también logré lo que en ese momento me parecía algo grande: llegar a las dos librerías más importantes de nuestro país, Yenny-El Ateneo y Cúspide.



Desde el primer momento, el proceso de creación del segundo libro fue totalmente distinto al primero. Esta vez no conté con la guía de un mentor y lo escribí de manera muy intuitiva. La temática también difería bastante, mientras que la primer obra es en esencia una autobiografía, el segundo constituye un compendio de ideas en relación al hacer, donde también incluí mis sentimientos durante el proceso de escritura, en el mismo momento que lo estaba escribiendo. También hay collages y el formato en todo sentido es bastante diferente a la primera obra.


Luego de editar muchas - muchísimas- veces la versión final, dejé reposar el manuscrito y me dediqué a buscar diseñador e imprenta, decidida a encarar el proceso de publicación por mi cuenta con el fin de ofrecer el libro de modo gratuito en formato digital y venderlo al costo en formato papel. Luego de una búsqueda exhaustiva tanto de imprentas como de diseñador, al fin di con ambos. El trabajo con el diseñador comenzó con una conversación telefónica en la cual le expliqué la idea de la obra y mi intención respecto al diseño pero me entregué a sus ideas y a su creatividad. Previo a la diagramar el libro, había estado mirando muchos libros y decidí tomar como referencia el libro Cómo provocar un incendio y por qué, de Jesse Ball, ya que me gustó todo el formato en cuanto al tamaño, el color de las hojas, la textura de la tapa y las solapas internas. Esto facilitó bastante la maquetación, que fue lo primero que hizo el diseñador.



Luego Lucas me ofreció algunas opciones tipográficas, coherentes con la idea de la obra, que fuimos probando sobre el texto:


Una vez que la maquetación y toda la elección de tipografías y estilos quedó resuelta, avanzamos sobre el diseño de la tapa y las solapas interiores. En función de las ideas que intercambiamos y de algunas tapas de libros que me gustaron y que le envié al diseñador, me ofreció dos opciones de diseño iniciales como disparador para comenzar a trabajar, de las cuales seleccioné la segunda:



La parte principal de la tapa incluía una especie de mundo que me gustó pero la figura central no me convencía, al igual que los colores que encontré muy oscuros.

Por otro lado, necesitaba ver el diseño sobre el libro por lo que hice una primera impresión y la monté sobre el ejemplar de Jesse Ball:



Quería colores más vivos y cambiar la figura central por lo que hicimos varias modificaciones sobre la paleta de colores, las texturas, la figura central y también agregó, en la última versión de colores, el diseño del lomo:




El diseño general quedó establecido pero la figura seguía sin convencerme y si bien el estilo de la imagen (grabado) me resultó agradable, quería otra cosa que representara la búsqueda por lo que continuamos buscando- valga la redundancia- más alternativas hasta que dimos con la versión final. Algunas de las figuras:


Versión final con solapas internas:


Luego de terminar el diseño de la tapa, buscando encontré que la figura original tenía un significado que me gustó mucho:


El diseño de los collages también fue bastante pensado y evaluamos la conveniencia de utilizar página completa o carillas, optando por esta última opción que si bien obliga al lector a girar el libro, muestra la imagen completa sin recortes:



Comenzamos a trabajar junto al diseñador a mediados de Marzo y terminamos en Junio (incluyendo la versión digital que requirió hacer varios ajustes), momento en que entramos en imprenta. Disfruté y aprendí mucho de todo el proceso creativo de armado del libro y me quedé con esta idea, análoga a tantas creaciones, de que dos procesos sobre lo mismo -armado de un libro en este caso- pueden ser totalmente diferentes incluso para la misma persona y refuerza mi creencia de que todo está en constante cambio y evolución.



#proceso #escritura #aser #libros #diseno #aprendizaje #cambio #escribir #publicar #libro