FIORELLALEVIN

 

Marche una indulgencia

Carcassonne, Francia, 2008. A punto de devorar un crepe de Nutella Me siento a escribir, es media mañana, en el fondo el ruido de una obra en construcción, más precisamente un taladro que hace más de una hora perfora algún piso no muy lejano, al igual que mis oídos. También, otro sonido más cercano, el del agua de la cocina hirviendo los garbanzos que pienso almorzar pronto. Ayer por la tarde salí a correr después de varios domingos sin hacerlo, desde que entreno con constanc

Suavizarnos

Ayer hablaba con un compañero del running team donde entreno. "Y, ¿estás haciendo algo de deporte en la cuarentena?" le pregunté. "Muy poco, hay cuatro días que no hago nada", me contesta. "...o tres que sí", le retruco. Es que, claro, para los que usualmente hacemos deporte muchos días a la semana, bajar a tres días se siente como poco. Él, además, entrena fuerte, se estaba preparando para mejorar sus marcas en las carreras de este año, como varios de mis compañeros en el eq

Blanco más Negro igual Gris

Caminábamos con mi perro Simón en nuestro paseo matutino, él oliendo el aire y el piso de forma alternada y yo disfrutando de su regocijo. Se detuvo al toparse de frente con otro perro, más grande y de color beige, que también frenó al verlo. Se miraron, se midieron, se olieron e hicieron todas esas cosas extrañas que hacen estos animales cuando se encuentran por primera vez y allí se quedaron parados los dos, observándose. Nosotros (el hombre que acompañaba a su mascota y yo

 
 

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

Cada quince días, envío un mail con cinco cosas que encontré y me resultaron interesantes. Puede ser algo que aprendí, libros, experiencias, artistas, notas, lugares, y otros temas que iré explorando.


Gratis. Cortito y al pie.  

  • LinkedIn
At the Dinner Table